Iglesias Cristianas de Dios

[CB19]

 

 

 

Las Leyes Bíblicas de Alimentación

 (Edición 2.0 04102002-24122006)

 

La Biblia contiene reglas y leyes para enseñarnos qué alimentos podemos comer. También nos instruye cómo debemos matar a los animales y qué partes de un animal no se pueden comer. Estos alimentos se llaman las carnes limpias e inmundas.

 

 

Christian Churches of God

PO Box 369, WODEN ACT 2606, AUSTRALIA

E-mail: secretary@ccg.org

 

 

(Derechos reservados 2002, 2006 Carrie Farris and Wade Cox)

 (tr. 2009)

 

 

Este documento puede copiarse libremente y distribuirse con tal de que se copie en su totalidad sin alteraciones o tachaduras. Debe incluirse el nombre del editor y dirección y el aviso de derechos de propiedad literaria. Ningún cargo puede realizarse a los destinatarios de copias distribuidas. Las citas breves pueden ser incluidas en artículos críticos y revisiones sin interferir en los derechos de propiedad literaria.

 

Este papel está disponible de la página del World Wide Web:
http://www.logon.org y http://www.ccg.org

 

 


Las Leyes Bíblicas de Alimentación

 


Dios nos deja saber que debemos y que no debemos comer.

 

Dios nos muestra en Levítico 11 y Deuteronomio 14, las cosas que podemos y no podemos comer. Él nos da una guía para una dieta sana y un estilo de vida. Dios tiene muy buenas razones para proporcionarnos estas Leyes. Los alimentos que él nos dice que podemos comer son muy buenos para nosotros y nos ayudan a fortalecernos. Los alimentos que él dice que no debemos comer, pueden enfermarnos.

 

La Ley de Dios acerca de los animales

 

Animales limpios

Levítico 11:1-3 HABLO Jehová á Moisés y á Aarón, diciéndoles: 2 Hablad á los hijos de Israel, y decidles: Estos son los animales que comeréis de entre todos los animales que hay sobre la tierra. 3 De entre los animales, todo el que tiene las pezuñas hendidas, y que rumia, éste comeréis. (RSV)

 

Deuteronomio 14:3-6 Nada abominable comerás 4 Estos son los animales que podréis comer: el buey, la oveja, y la cabra, 5 El ciervo, la gacela, el corzo, la cabra montes, el íbice, el antílope, y el carnero montés. 6 Y todo animal de pezuñas, que tiene hendidura de dos uñas, y que rumiare entre los animales, ese podréis comer. (RSV)

 

Esto significa que podemos comer cualquier animal que tenga una desunión o una hendidura en su pezuña y que rumie. Algunos de los animales que podemos comer son vacas, venados, y búfalos, así como también ovejas y cabras.

 

En Levítico 7:22-24 se nos dice que no debemos comer la grasa de ninguno de estos animales, o de un animal que muera solo, o que otro animal lo hubiese matado. Al no comer esta grasa, podemos usarla para hacer cosas como jabón y candelas.

 

Levítico 7:22-24 Habló mas Jehová á Moisés, diciendo: 23 Habla á los hijos de Israel, diciendo: Ninguna grosura de buey, ni de cordero, ni de cabra, comeréis. 24 La grosura de animal muerto, y la grosura del que fue despedazado por fieras, se dispondrá para cualquier otro uso, mas no la comeréis. (RSV)

 

Tampoco podemos comer la sangre de estos animales.

Génesis 9:4 Pero carne con su vida, que es su sangre, no comeréis (RSV)

 

Levítico 3:17 Estatuto perpetuo será por vuestras edades, dondequiera que habitéis, que ninguna grosura ni ninguna sangre comeréis. (RSV).

 

Deuteronomio 15:23 Solamente que no comas su sangre; sobre la tierra la derramaras como agua. (RSV)

 

Animales inmundos

Tal como Dios nos dice qué animales podemos comer, él también nos dice cuáles animales no debemos comer.

Levítico 11:4-8 Pero de los que rumian o que tienen pezuña, no comeréis estos: el camello, porque rumia pero no tiene pezuña hendida, lo tendréis por inmundo; 5 También el conejo, porque rumia, pero no tiene pezuña, lo tendréis por inmundo; 6 Asimismo la liebre, porque rumia, pero no tiene pezuña, la tendréis por inmunda; 7 También el cerdo, porque tiene pezuñas, y es de pezuñas hendidas, pero no rumia, lo tendréis por inmundo. 8  De la carne de ellos no comeréis, ni tocaréis su cuerpo muerto; los tendréis por inmundos. (RSV).

 

Deuteronomio 14:7-8 Pero estos no comeréis, entre los que rumian, ó entre los que tienen pezuña hendida: camello, y liebre, y conejo, porque rumian, mas no tienen pezuña hendida, serán inmundos; 8 Ni cerdo: porque tiene pezuña hendida, mas no rumia, os será inmundo. De la carne de éstos no comeréis, ni tocaréis sus cuerpos muertos. (RSV)

 

Aquí Dios nos dice que no comamos animales tales como cerdos, conejos, camellos y caballos. Hay razones muy buenas para no comer tales animales. Los doctores han descubierto que comer estos animales tiene un efecto muy malo en nuestro corazón, nuestro hígado y otros órganos en nuestro cuerpo.

 

El cerdo o los cerdos son los responsables de transmitir al hombre más enfermedades contagiosas que cualquier otro animal. Cuando se usa el término “carne de cerdo”, se refiere a todos los productos del cerdo – el jamón, el tocino y los embutidos que contienen carne de cerdo igualmente. Los doctores ahora saben que hay una relación entre comer carne de cerdo y la enfermedad del hígado. Aun los niños pueden adquirir esta enfermedad.

 

No importa qué tan limpias sean las condiciones de los cerdos de granja, el riesgo de contraer cirrosis hepática por comer carne de cerdo no pueden ser reducido. También concerniente a esas personas que beben alcohol y comen carne de cerdo parece que estan en creciente peligro de contraer la enfermedad del hígado. Es la carne de cerdo misma, el factor causante de esta incidencia de la cirrosis.

 

Para más información y un informe detallado de este aspecto importante de comer carne de cerdo refiérase al papel Las Leyes de la Alimentación (No. 15).

 

La Ley de Dios acerca de los peces

 

Peces limpios

Levítico 11:9 Estos comeréis de todos los animales que viven en las aguas: todos los que tienen aletas y escamasen las aguas del mar, y en los ríos, estos comeréis. (RSV)

 

Deuteronomio 14:9 De todo lo que esta en el agua, de estos podréis comer: todo lo que tiene aleta y escama.  (RSV)

 

Dios nos deja saber que cualquier pez, en todas las aguas de mundo, que tiene aletas y escamas es limpio y lo podemos comer. Hay muchos peces que tienen aletas y escamas, incluyendo el salmón, la perca, la trucha, la merluza, el pargo, el róbalo y muchos, muchos más. 

 

Peces inmundos

Dios también nos deja saber qué peces no podemos comer.

 

Levítico 11:10-12 Pero todos los que no tiene aletas ni escamas en el mar y en los ríos, así de todo lo que se mueve como de toda cosa viviente que esta en las aguas, los tendréis en abominación. 11 Os serán, pues, abominación; de su carne no comeréis y abominareis sus cuerpos muertos. 12 Todo lo que no tuviere aletas y escamas en las aguas, lo tendréis en abominación. (RSV)

 

Deuteronomio 14:10 Mas todo lo que no tiene aleta y escama, no comeréis; inmundo será. (RSV)

 

Esto incluye una gran variedad de peces y mariscos, incluyendo el tiburón, el pez espada, el bagre, las ballenas, los delfines, el camarón, los cangrejos, las langostas, las almejas, las ostras, y muchos otros.

 

Otra vez, Dios tiene razones muy buenas para hacer una ley en contra de comer estos peces. Los doctores ahora saben que estos peces y mariscos pueden contener altos niveles de metales pesados y pueden tener venenos naturales en ellos. Pueden ser muy dañinos para los humanos. Sin embargo, los peces inmundos son una parte importante del suministro de alimentos de los peces y las especies que podemos comer. Comer de estas especies prohibidas ayuda a destruir el ambiente. Los peces inmundos juegan un papel importante para ayudar al ambiente, comiéndose a los peces muertos. Otros peces sin escamas ayudan a limpiar el fondo de los ríos y los lagos.

 

La Ley de Dios acerca de las aves

 

Aves impuras

Levítico 11:13-19 Y de las aves, estas tendréis en abominación; no se comerán, serán abominación: el águila, el quebrantahuesos, el azor, 14 el gallinazo, el milano según su especie; 15 todo cuervo según su especie; 16 el avestruz, la lechuza, la gaviota, el gavilán según su especie; 17 el búho, el somormujo, el ibis, 18 el calamón, el pelicano, el buitre, 19 la cigüeña, la garza según su especie, la abubilla y el murciélago. (RSV)

 

Estas parecen ser muchas aves que no son buenas para comer, pero en realidad podemos comer una variedad bien grande de aves

 

Dios también tiene su razón para que no comamos esta clase de aves. Una de las más obvias es que la mayoría, en caso de no todas, de estas aves son animales carroñeros. Eso quiere decir que comen muchas cosas diferentes incluyendo animales que ya han muerto. Esto las hace malas para comer, porque pueden adquirir alguna enfermedad de lo que han comido. También tienen enzimas específicas en sus cuerpos que les ayudan a digerir a estos animales muertos y otros tipos de especies inmundas, y estas enzimas hacen daño a los humanos.

 

Aves limpias

Las aves limpias son de la familia del pollo, el pavo, las palomas y las tórtolas – esas que están en granjas. El pato, el ganso y el cisne son también aves limpias.

 

La mayoría de las otras aves no son limpias. La ciencia esta descubriendo mas sobre la transmisión de enfermedades virales entre aves impuras. Parece que estas enfermedades están siendo transmitidas a las aves limpias, por ejemplo a los patos, en áreas como Hong Kong, cuándo se crían con cerdos. Los virus son contraídos por los cerdos de las aves inmundas migratorias y transmitidos a la cadena alimenticia.

 

Los brotes de gripe en Asia han sido rastreados a esta fuente. Todos nosotros sabemos que la temida gripe es común cada invierno y pone a la gente muy enferma. Las aves limpias generalmente están libres de este problema pero bajo ciertas condiciones también pueden infectarse. Las reglas de higiene general por la contaminación se encuentra en Levítico 11 y debería ser aplicada donde sea necesario.

 

La Ley de Dios acerca de los insectos

Levítico 11:20-23 Todo insecto alado que anduviere sobre cuatro patas, tendréis en abominación. 21 Pero esto comeréis de todo insecto alado que anda sobre cuatro patas, que tuviere piernas además de sus patas para saltar con ellas sobre la tierra; 22 estos comeréis de ellos: la langosta según su especie, el langostin según su especie, el argol según su especie y el hagab según su especie. 23 todo insecto alado que tenga cuatro patas, tendréis en abominación.  (RSV)

 

Podría parecer extraño para nosotros que alguien coma insectos, pero para algunas personas alrededor del mundo las langostas son una parte de su dieta diaria. Si usted tuviera mucha hambre, usted las comería también. Dios dice que esta bien comer langostas, grillos y saltamontes.

 

La Ley de Dios acerca de los animales con garras

Levítico 11:27 Y de todos los animales que andan en cuatro patas, tendréis por inmundo a cualquiera que ande sobre sus garras; y todo el que tocare sus cadáveres será inmundo hasta la noche. (RSV)

 

No deberíamos comer gatos, perros o cualquier otro animal que tenga cuatro patas y garras.

 

La Ley de Dios acerca de los roedores y reptiles

Levítico 11:29-31Y tendréis por inmundos a estos animales que se mueven sobre la tierra: la comadreja, el ratón, la rana según su especie. 30 el erizo, el cocodrilo, el lagarto, la lagartija y el camaleón.  31 Estos tendréis por inmundos de entre los animales que se mueven, y cualquiera que los tocare cuando estuvieren muertos era inmundo hasta la noche. (RSV)

 

Levítico 11:41-42 y todo reptil que se arrastra sobre la tierra es abominación; no se comerá. 42 Todo lo que anda sobre el pecho, y todo lo que anda sobre cuatro o más patas, de todo animal que se arrastra sobre la tierra, no lo comeréis, porque es abominación.  (RSV)

 

Aquí Dios nos deja saber que no debemos comer cosas como serpientes, lagartos, ratas, ratones, hormigas, gusanos, y muchas otras cosas que sean familia de los roedores, reptiles, o de insectos. La mayoría de nosotros no querríamos comer estas cosas de cualquier manera.

 

Las personas del mundo van en contra de las leyes de alimentación de Dios

Muchas personas alrededor del mundo comen las cosas que Dios nos dice que no comamos. Algunas de las cosas más comunes que comen son cerdos y mariscos. Hay otros que comerían todas las cosas que Dios nos dice que no comamos.

 

Algunos dicen que ya no tiene importancia para Dios lo que comamos, pero eso no es cierto.

 

Jesús dijo que las Leyes no pasarían hasta que todo fuera cumplido (Mat. 5:17-18). Así, hasta que todas las cosas en la Biblia sean hechas, debemos guardar las Leyes de Dios, y conservar las leyes de alimentación forma parte de las Leyes de Dios.

 

Mateo 5:17-18 No penséis que he venido para abrogar la ley o los profetas; no he venido para abrogar, sino para cumplir. 18 Porque de cierto os digo que hasta que pasen el cielo y la tierra, ni una jota ni una tilde pasara de la ley, hasta que todo se haya cumplido. (RSV)

 

Algunas personas dicen que el capítulo10 de Hechos marca el derecho a comer alimentos inmundos. Sin embargo, el capítulo se usó para mostrar a Pedro que Dios había abierto la salvación para los Gentiles que hasta ese momento se les miraba como inmundos. Ese texto no tiene nada que ver con las carnes limpias e inmundas.

 

También dice en Romanos 2:13-15  que Dios escribe Su Ley en nuestros corazones y que no son las personas que oyen la Ley sino los que hacen la Ley que serán justificadas.

 

Romanos 2:13-15 Porque no son los oidores de la ley los justos ante Dios, sino los hacedores de la ley serán justificados.14 Porque cuando los gentiles que no tienen ley, hacen por naturaleza lo que es de la ley, estos, aunque no tengan ley, son ley para si mismos, 15 mostrando la obra de la ley escrita en sus corazones, dando testimonio su conciencia, y acusándoles o defendiéndoles sus razonamientos.  (RSV)

 

Dios nos ama y él nos da a conocer su Ley en nuestros corazones así como también en Su Biblia. Él nos ha dado una guía de lo que deberíamos comer. Él también nos ha dejado saber de las cosas que no deberíamos comer. Para permanecer saludables y para complacer a Dios, debemos obedecer Sus Leyes. Si los humanos hicieran su parte para proteger y mantener el ambiente limpio entonces el planeta Tierra sería un lugar mucho mejor y las personas serían más saludables.

 

Para un estudio más detallado de las leyes alimentarias y asuntos relacionados, referirse al papel Las Leyes de la Alimentación (No. 15).

 


 

Emprty Trailer