Iglesias Cristianas de Dios

 

[090]

 

 

 

 

 

 

 

 

La Maldición de la Higuera [090]

(Edición 1.0 20020310-20020310)

 

 

La maldición de la Higuera que hizo Jesucristo tiene gran significado para el ritual de la Iglesia de Dios. Esto cae dentro de la secuencia de la Limpieza y Santificación del Templo de Dios.

 

 

Christian Churches of God

PO Box 369, WODEN ACT 2606, AUSTRALIA

 

Correo electrónico: secretary@ccg.org

 

 

 

(Derechos de propiedad literaria ã 2002, Wade Cox)

Tr. 2005

 

 

Este documento puede copiarse libremente y distribuirse con tal de que se copie en su totalidad sin alteraciones o tachaduras. Debe incluirse el nombre del editor y dirección y el aviso de derechos de propiedad literaria. Ningún cargo puede realizarse a los destinatarios de copias distribuidas. Las citas breves pueden ser incluidas en artículos críticos y revisiones sin interferir en los derechos de propiedad literaria.

 

Este documento se puede obtener desde los sitios internet:
http://www.logon.org/spanish/
y http://www.ccg.org/


 

 

La Maldición de la Higuera [090]

 

 


Introducción

 

En el capítulo 21 en Mateo, leemos sobre la maldición de la higuera en la secuencia que sigue de la entrada de Jesús a Jerusalén, y la limpieza del templo.

 

Mateo 21:1-22 1 Cerca ya de Jerusalén, al llegar a Betfagé, junto al monte de los Olivos, envió Jesús a dos discípulos, 2 diciéndoles: Id a la aldea que tenemos enfrente, y enseguida hallaréis una burra atad, a y a su lado un burrito. Desatadla y traédmelos. 3 Y si alguien os hace alguna pregunta, decidle que el Señor los necesita y que luego los devolverá. 4 De este modo se cumpliría la palabra del profeta, que dijo: 5 Decidle a la hija de Sión: Mira, tu Rey viene a ti humilde, sentado sobre un asno, sobre un burrito, hijo de animal de carga. 6 Los dos discípulos fueron allá e hicieron lo que Jesús les había encargado. 7 Poco después regresaron con el asna y el burrito, y pusieron sus mantos sobre ellos para que Jesús pudiera montar. 8 Una gran muchedumbre tendía sus mantos a lo largo del camino; otros cortaban ramas de los árboles y las tendían delante, a su paso. 9 Y tanto los que iban delante como los que iban detrás, decían aclamándole: ¡Hosanna al Hijo de David! ¡Bendito el que viene en nombre del Señor! ¡Hosanna en las alturas! 10 Al entrar en Jerusalén, toda la ciudad se conmovió. Y unos a otros se preguntaban: ¿Quién es éste? Y otros decían: 11Este es el profeta Jesús, de Nazaret de Galilea....

 

Jesús Limpia el Templo

 

12 Jesús entró en el templo y expulsó a todos los que estaban allí comprando y vendiendo; volcó las mesas de los que cambiaban dinero, y las sillas de los vendedores de palomas. 13 Y les dijo: Escrito está: Mi casa será llamada casa de oración, pero vosotros la habéis convertido en una cueva de ladrones. 14 Entonces se acercaron a él ciegos y cojos, y allí, en el mismo templo, los sanó. 15 Pero los principales sacerdotes y los escribas, al ver los milagros que Jesús hacía y cómo hasta los niños lo aclamaban en el templo gritando: ¡Hosanna al Hijo de David!, se llenaron de indignación 16 y le dijeron: ¿No oyes lo que están gritando esos niños? Él les respondió: Sí, los oigo. ¿Pero no habéis leído vosotros que De la boca de los niños, de los recién nacidos, hiciste perfecta la alabanza? 17 Después, dejándolos, se encaminó a Betania para pasar allí la noche....

 

Jesús Maldice la Higuera

 

18 A la mañana siguiente, mientras regresaba a Jerusalén, sintió hambre. 19 Se acercó a una higuera que estaba cerca del camino, pero no encontrando en ella sino solo hojas, le dijo: ¡Nunca más vuelvas a dar fruto! La higuera se secó, 20 y al verlo se preguntaron asombrados los discípulos: ¿Cómo ha podido secarse tan pronto la higuera? 21 Jesús les respondió: Os aseguro que si tenéis fe y no dudáis, no solo haréis cosas como esa de la higuera, sino que incluso le diréis a este monte: Quítate de aquí y arrójate al mar, y os obedecerá. 22 Todo lo que pidáis en oración, si de veras creéis, lo recibiréis. (RV)

 

Si vemos esto con relación a Marcos 11, vemos que la secuencia cambia. Así, hay una serie de acciones que ocurren que son repetidas.

 

Marcos 11:1-33 1 Cuando se acercaban a Jerusalén, junto a Betfagé y a Betania, frente al Monte de los Olivos, Jesús envió a dos de sus discípulos, 2 y les dijo: Id a la aldea que está enfrente de vosotros, y al entrar en ella hallaréis un pollino atado, en el cual ningún hombre ha montado. Desatadlo y traedlo. 3 Y si alguien os pregunta: "¿Por qué hacéis eso?", decid que el Señor lo necesita y que luego lo devolverá. 4 Fueron, y hallaron el pollino atado afuera a la puerta, en el recodo del camino, y lo desataron. 5 Algunos de los que estaban allí les preguntaron: ¿Qué hacéis desatando el pollino? 6 Ellos entonces les dijeron como Jesús había dicho, y los dejaron ir. 7 Trajeron el pollino a Jesús, echaron sobre él sus mantos, y se sentó sobre él. 8 También muchos tendían sus mantos por el camino, y otros cortaban ramas de los árboles y las tendían por el camino. 9 Los que iban delante y los que venían detrás gritaban, diciendo: ¡Hosana! ¡Bendito el que viene en el nombre del Señor! 10 ¡Bendito el reino de nuestro padre David que viene! ¡Hosana en las alturas! 11 Entró Jesús en Jerusalén y fue al templo. Después de observarlo todo, como ya anochecía, se fue a Betania con los doce....

 

Maldice la Higuera

 

12 Al día siguiente, cuando salieron de Betania, tuvo hambre. 13 Viendo a lo lejos una higuera que tenía hojas, fue a ver si tal vez hallaba en ella algo; pero cuando llegó a ella, nada halló sino hojas, pues no era tiempo de higos. 14 Entonces Jesús dijo a la higuera: ¡Nunca jamás coma nadie fruto de ti! Y lo oyeron sus discípulos....

 

Jesús Limpia el Templo

 

15 Vinieron, pues, a Jerusalén, y entrando Jesús en el templo comenzó a echar fuera a los que vendían y compraban en el templo. Volcó las mesas de los cambistas y las sillas de los que vendían palomas; 16 y no consentía que nadie atravesara el templo llevando utensilio alguno. 17 Y les enseñaba, diciendo: ¿No está escrito: "Mi casa será llamada casa de oración para todas las naciones"? Pero vosotros la habéis hecho cueva de ladrones. 18 Lo oyeron los escribas y los principales sacerdotes, y buscaban cómo matarlo, porque le tenían miedo, por cuanto todo el pueblo estaba admirado de su doctrina. 19 Pero al llegar la noche, Jesús salió de la ciudad.....

 

La Lección de la Higuera Marchita

 

20 Por la mañana, al pasar junto a la higuera, vieron que se había secado desde las raíces. 21 Entonces Pedro, acordándose, le dijo: Maestro, mira, la higuera que maldijiste se ha secado. 22 Respondiendo Jesús, les dijo: Tened fe en Dios. 23 De cierto os digo que cualquiera que diga a este monte: "Quítate y arrójate en el mar", y no duda en su corazón, sino que cree que será hecho lo que dice, lo que diga le será hecho. 24 Por tanto, os digo que todo lo que pidáis orando, creed que lo recibiréis, y os vendrá. 25 Y cuando estéis orando, perdonad, si tenéis algo contra alguien, para que también vuestro Padre que está en los cielos os perdone a vosotros vuestras ofensas, 26 porque si vosotros no perdonáis, tampoco vuestro Padre que está en los cielos os perdonará vuestras ofensas.....

 

La Autoridad de Jesús es Desafiada

 

27 Volvieron entonces a Jerusalén y, andando él por el templo, se le acercaron los principales sacerdotes, los escribas y los ancianos, 28 y le preguntaron:  ¿Con qué autoridad haces estas cosas? ¿Quién te dio autoridad para hacer estas cosas? 29 Jesús, respondiendo, les dijo: Os haré yo también una pregunta. Respondedme y os diré con qué autoridad hago estas cosas. 30 El bautismo de Juan, ¿era del cielo, o de los hombres? Respondedme. 31 Entonces ellos discutían entre sí, diciendo: Si decimos "del cielo", dirá: "¿Por qué, pues, no lo creísteis?" 32 ¿Y si decimos "de los hombres"...? Pero temían al pueblo, pues todos tenían a Juan como un verdadero profeta. 33 Así que, respondiendo, dijeron a Jesús:  No sabemos.  Entonces, respondiendo Jesús, les dijo: --Tampoco yo os digo con qué autoridad hago estas cosas.(RV)

 

Esta secuencia muestra que él entró en el Templo durante días consecutivos y lo limpió. Entraba al Templo para asegurarse de que fue limpiado desde el primero de Abib en adelante de acuerdo con la Ley, y las secciones que vemos detalladas en una lista en Ezequiel 45:18-25:

 

Ezequiel 45:18-25 18 Así ha dicho Jehová, el Señor: El mes primero, el día primero del mes, tomarás de la vacada un becerro sin defecto y purificarás el santuario. 19 El sacerdote tomará de la sangre de la expiación y pondrá sobre los postes de la casa, sobre los cuatro ángulos del descanso del altar y sobre los postes de las puertas del atrio interior. 20 Así harás el séptimo día del mes para los que pecaron por error y por engaño, y harás expiación por la casa. 21 El mes primero, a los catorce días del mes, tendréis la Pascua, fiesta de siete días; se comerá pan sin levadura. 22 Aquel día el gobernante ofrecerá por sí mismo y por todo el pueblo de la tierra, un becerro en sacrificio por el pecado. 23 Y en los siete días de la fiesta solemne ofrecerá como holocausto a Jehová siete becerros y siete carneros sin defecto, uno cada día de los siete días; y por el pecado ofrecerá un macho cabrío cada día. 24 Con cada becerro ofrecerá ofrenda de un efa, y con cada carnero, un efa; y por cada efa, un hin de aceite. 25 En el mes séptimo, a los quince días del mes, en la fiesta, hará como en estos siete días en cuanto a la expiación, en cuanto al holocausto, en cuanto al presente y en cuanto al aceite. (RV)

 

Estos hacen referencia cruzada con los textos en Génesis 8:13; Éxodo 12:18; 29:1-14. En Ezequiel 43:18, vemos que la consagración comienza con el altar, donde la consagración de los sacerdotes es necesaria por el sacerdocio Levítico bajo la Ley (Lev. 8:1-10). Así, aquí tratamos con un sacerdocio ya santificado y que comienza los sacrificios del altar dentro de un nuevo sistema. En esto, los hijos de Sadoc son los únicos Levitas que son admitidos (Ezequiel 40:46; 44:15; Ref. Apo. capítulo 7). Este es el sacerdocio de Melquisedec. Este sacerdocio precedió a Levi, y Levi le diezmó a ello en los lomos de Abraham. Sem fue su sumo sacerdote en el tiempo de Noé. Fue puesto en Jerusalén hasta que David ocupó Jerusalén. El rey ahí fue llamado Adonai-Sadoc o Melquisedec de manera continua, como vemos de las Escrituras (ref. el artículo Melquisedec [128]).

 

Este ser no era Jesucristo por varios motivos bíblicos importantes. Jesucristo no pudo haber sido un ser humano en Jerusalén y aparecérsele al mismo tiempo a Abraham como el Ángel de Yahovah junto a los otros dos seres en la destrucción de Sodoma. Además, como el Ángel de Yahovah, estuvo con Israel en el desierto, y también en la ocupación de Jericó y todo Canaán. Entonces, ¿Cómo también podría haber estado allí en Jerusalén como Adonai-Sadoc? ¿Cuál es el objetivo de la encarnación si esto de hecho hubiera sucedido por cerca de quinientos años antes? (Ver también el artículo El Angel de JHVH [024]).

 

En el texto en Éxodo 29:36, ofrecen un toro castrado durante siete días consecutivos. Aquí en Ezequiel 43, se ofrece sólo una vez y durante los otros días la cría de las cabras. Esto es claramente otro Templo y otra secuencia. Estos ofrecimientos en Ezequiel 43:18-27 son nacionales y sacerdotales donde lo sacerdotal representa a la nación.

 

Bullinger ve que no son individuales, pero asume que no habrá Día de Expiación y deduce de este hecho que no estarán bajo la Ley. Mientras ellos estarán en el sistema milenario y la aplicación de la ley se diferenciará bajo Cristo en cuanto a los sacrificios, el hecho que las fiestas siguen de la Pascua a los Tabernáculos y no se menciona Expiación y Trompetas (Ezequiel 45:24-25), no significa que no serán guardadas (ref. los artículos Preguntas Más Frecuentes sobre Ezequiel, Capítulos 36-48 [292] y Santificación del Templo de Dios [241]). También se nota que las Lunas Nuevas no se consideran como días laborables y serán cumplidas en el sistema milenario, como vemos en Ezequiel 45 y también Isaías 66:23, y aquellos que no las guarden, morirán (Isaías 66:24).

 

La secuencia de la limpieza entonces tiene lugar desde el primero del Primer Mes hasta el séptimo. Cristo la tomó hasta el décimo día cuando entró a Jerusalén. En esta secuencia él pasó hambre. Esto se interpretaría normalmente como mostrando que él había ayunado durante este período.

 

Es un proceso de ayuno que se entiende por aquellos que realizan tal actividad. El hambre cotidiano normal es apenas digno de mención.

 

Es muy probable que él ayunó por ese período durante varios días, o tal vez por todos ellos. Aunque, pareciera que pasó algún tiempo en casas de varios de sus amigos durante ese tiempo.

 

Los evangelios de Mateo, Marcos y Lucas nos dicen que Cristo estuvo en el Templo, limpiándolo y asegurándose que quedara limpio de cambistas y parásitos similares.

 

Así, luego de la Santificación de los Simples y Erróneos, Cristo fue a Jerusalén, entrando proveniente de Jericó en el 8 de Abib, y pasó ese jueves por la noche en la casa de Zaqueo. La primera entrada a Jerusalén fue por Betfagé en el día 9 de Abib (viernes) y no de Betania (ref. Mateo 21:8-9). No se le esperaba y él limpió el Templo (Mateo 21:12-16), y luego partió a Betania (Mateo 21:17). La secuencia se detalla en los cuadros del artículo El Momento de la Crucifixión y de la Resurrección [159].

 

En el 11 de Abib, el cuarto día antes de la Pascua, entró en el Templo y vio los alrededores y luego regresó a Betania (Marcos 11:11). El 12 de Abib, el tercer día antes de la Pascua del 30 EC, él volvió a aparecerse en el Templo, lo volvió a limpiar y luego enseñó en el Templo (Marcos 11:15-17; Lucas 19:45-46). Se enfrentó a la oposición de los legisladores (Marcos 11:18; Lucas 19:47-48) y luego dejó la ciudad probablemente para seguir camino a Betania (Marcos 11:19; Lucas 21:37-38).

 

El segundo día antes de la Pascua, el 13 de Abib (martes), Cristo nuevamente viene a Jerusalén y al Templo (Mateo 21:23-27; Marcos 11:27-33; Lucas 20:1-8). La primera gran profecía entonces se da en el Templo (Lucas 21:5-36).

 

Lo que se declara relacionado a la costumbre del Señor se hizo en esta última semana (Lucas 21:37-38).

 

Luego, la segunda gran profecía es dada en el Monte de los Olivos (Mateo 24:1-51; Marcos 13:1-37) y continuada (Mateo 25:1-46).

 

Cristo, por su claro ejemplo en los evangelios, estaba limpiando el Templo por completo durante este periodo, desde 1 de Abib, como era requerido por la ley, hasta el 13 de Abib o Nisan, que era el inicio del día de preparación para la Pascua. Al final del 13 de Abib, él y los discípulos se retiraron a la habitación superior para la Última Cena o Cena del Señor y la traición, el juicio del Mesías, y la Crucifixión del Cordero de la Pascua en la tarde del 14 de Abib.

 

La Lección de la Higuera

 

Una lección principal a ser aprendida en este proceso de la maldición de la higuera era que estaba colocada dentro, y tuvo relación con, el proceso de la preparación para la Pascua, y fue parte del proceso de purificación. La referencia a la ausencia de frutos y la maldición era una lección para las Iglesias de Dios, que en este proceso de purificación, los que no dieron frutos se les dejó marchitar y morir.

 

Esta lección nunca fue más apropiada que en la última parte del siglo veinte, cuando nunca se llevó a cabo la purificación, y la preparación para la Pascua no se dirigió nunca a la santificación y la salvación de Israel y las naciones.

 

Es por esta razón que las parábolas en Mateo y Marcos siguen, tratando con la obtención de otros trabajadores y otros hijos. Uno promete irse y trabajar y otro se niega a prometer. Sin embargo, el que prometió no va y el que se rehusó fue y trabajó tal y como el Padre lo requería. Esta parábola estaba dirigida para Judá y Leví, y finalmente Israel. La parábola de los labradores malvados (Marcos 12:1-12) era sobre los profetas y Cristo mismo, y la viña era toda la casa de Israel (Isaías 5:7) (ref. El Pacto de Dios [152]).

 

La Viña

 

La Parábola de los Labradores

 

Marcos 12:1-12 1 Entonces comenzó Jesús a decirles por parábolas: Un hombre plantó una viña, la rodeó con una cerca, cavó un lagar y edificó una torre; luego la arrendó a unos labradores y se fue lejos. 2 A su tiempo envió un siervo a los labradores para recibir de estos del fruto de la viña. 3 Pero ellos, tomándolo, lo golpearon y lo enviaron con las manos vacías. 4 Volvió a enviarles otro siervo; pero, apedreándolo, lo hirieron en la cabeza, y también lo insultaron. 5 Volvió a enviar otro, y a este lo mataron. Después envió otros muchos: a unos los golpearon y a otros los mataron. 6 Por último, teniendo aún un hijo suyo, amado, lo envió también a ellos, diciendo: "Tendrán respeto a mi hijo". 7 Pero aquellos labradores dijeron entre sí: "Este es el heredero; venid, matémoslo, y la heredad será nuestra". 8 Y tomándolo, lo mataron y lo arrojaron fuera de la viña. 9 ¿Qué, pues, hará el señor de la viña? Irá, destruirá a los labradores y dará su viña a otros. 10 ¿Ni aun esta escritura habéis leído: "La piedra que desecharon los edificadores ha venido a ser cabeza del ángulo. 11 El Señor ha hecho esto, y es cosa maravillosa a nuestros ojos"? 12 Procuraban prenderlo, porque entendían que decía contra ellos aquella parábola; pero temían a la multitud y, dejándolo, se fueron. (RV)

 

Aquí vemos que los labradores son la casa de Israel, quienes eran los sacerdotes y Levitas a cargo del trabajo de Dios, y también la casa de Judá que había sido estropeada por los edomitas y las prácticas Helenizadas. El mensaje era para los elegidos de la nación y luego para la Iglesia que los iba a seguir.

 

Dar a César

 

La separación de los asuntos de la Iglesia de aquellos del mundo durante el periodo de preparación se enfatiza en la lección referente a dar a César en Marcos 12:13-17.

 

Marcos 12:13-17 13 Le enviaron algunos de los fariseos y de los herodianos para que lo sorprendieran en alguna palabra. 14 Viniendo ellos, le dijeron: Maestro, sabemos que eres hombre veraz y que no te cuidas de nadie, porque no miras la apariencia de los hombres, sino que con verdad enseñas el camino de Dios. ¿Es lícito dar tributo a César, o no? ¿Daremos, o no daremos? 15 Pero él, percibiendo la hipocresía de ellos, les dijo: ¿Por qué me tentáis? Traedme un denario para que lo vea. 16 Ellos se lo trajeron; y él entonces preguntó: ¿De quién es esta imagen y la inscripción? Ellos le dijeron: De César. 17 Respondiendo Jesús, les dijo: Dad a César lo que es de César, y a Dios lo que es de Dios. Y se maravillaron de él. (RV)

 

Se da la secuencia de las parábolas, pues ellas van a impartir enseñanza a la Iglesia.

 

La Iglesia de la Resurrección

 

Cristo se ocupó de los Saduceos también en aquel entonces con respecto a la Resurrección en Marcos 12:18-27.

 

Marcos 12:18-27 18 Entonces vinieron a él los saduceos, los que dicen que no hay resurrección, y le preguntaron, diciendo: 19 Maestro, Moisés nos escribió que si el hermano de alguno muere y deja esposa, pero no deja hijos, su hermano debe casarse con ella y levantar descendencia a su hermano. 20 Hubo siete hermanos: el primero tomó esposa, y murió sin dejar descendencia. 21 Entonces el segundo se casó con ella, pero él también murió sin dejar descendencia. Lo mismo pasó con el tercero, 22 y con los siete: ninguno dejó descendencia. Finalmente, murió también la mujer. 23 En la resurrección, pues, cuando resuciten, ¿de cuál de ellos será ella mujer, ya que los siete la tuvieron por mujer? 24 Entonces, respondiendo Jesús, les dijo: Erráis también en esto, porque ignoráis las Escrituras y el poder de Dios, 25 porque cuando resuciten de los muertos, ni se casarán ni se darán en casamiento, sino que serán como los ángeles que están en los cielos. 26 Pero respecto a que los muertos resucitan, ¿no habéis leído en el libro de Moisés cómo le habló Dios en la zarza, diciendo: "Yo soy el Dios de Abraham, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob"? 27 ¡Dios no es Dios de muertos, sino Dios de vivos! Así que vosotros mucho erráis. (RV)

 

En este texto, él habló de la Resurrección (Marcos 12:18-27) y de la Iglesia como el primogénito resucitado, ya que él dijo cuando habló a Moisés en el arbusto ardiente: "Soy el Dios de Abraham y el Dios de Isaac y el Dios de Jacob." Él es Dios de los vivos y no de los muertos y por lo tanto, Cristo aquí habla de la Iglesia, que son aquellos que están dormidos en el Señor.

 

El proceso de la preparación del Templo es el que se emprende del 1 de Abib hasta la Pascua. El Pan Ácimo entonces se come por siete días desde el 15 hasta el 21 de Abib, y el mes del ayuno se cierra con un periodo de siete días, volviendo a los procesos normales en la cuenta del Omer hasta Pentecostés y la cosecha de trigo, que es la cosecha de la Iglesia de los primogénitos.

 

 

 

q


 

 

Emprty Trailer