Iglesias Cristianas de Dios

 

[243]

 

 

La Preexistencia de Jesucristo [243]

(Edición 2.1 19980404-19980822)

 

 

El unitarismo radical niega la preexistencia no física de Jesucristo, sosteniendo que su existencia empezó desde su nacimiento a través de Mariam. El Binitarianismo trata de establecer a dos personas para la Divinidad. El Ditheismo afirma la existencia de dos dioses por toda la eternidad. Algunas personas pasan del Binitarianismo al Ditheismo sin entender cuál sea la doctrina ni su origen. ¿Cuál es la posición de la Biblia?

 

 

Christian Churches of God

PO Box 369, WODEN ACT 2606, AUSTRALIA

 

Correo electrónico: secretary@ccg.org

 

 

 

(Derechos de propiedad literaria ã 1998 Wade Cox)

Tr. 2005

 

 

Este documento puede copiarse libremente y distribuirse con tal de que se copie en su totalidad sin alteraciones o tachaduras. Debe incluirse el nombre del editor y dirección y el aviso de derechos de propiedad literaria. Ningún cargo puede realizarse a los destinatarios de copias distribuidas. Las citas breves pueden ser incluidas en artículos críticos y revisiones sin interferir en los derechos de propiedad literaria.

 

Este documento se puede obtener desde los sitios internet:
http://www.logon.org/spanish/
y http://www.ccg.org/


 

 

La Preexistencia de Jesucristo [243]

 


La cuestión de la preexistencia de Jesucristo está en realidad dividida en dos temas. Una es la cuestión de la preexistencia tal y como y con Dios antes del comienzo de toda creación. En otras palabras, el argumento es que él existió antes de la creación espiritual. El otro aspecto es el de Cristo siendo preexistente como un ser espiritual antes de que él fuese humano en la Encarnación. Este artículo analiza la proposición de que él fue preexistente antes de la creación física pero nunca fue el único Dios verdadero.

 

La Biblia es clara en cuanto a que hay un sólo Dios verdadero y que Él envió a Jesucristo (Juan 17:3). La Biblia también afirma que nadie le ha visto jamás ni le podrá ver, y Él mora en luz inaccesible. Sólo Él es inmortal (1Tim. 6:16) (vea el artículo Sobre la Inmortalidad [165]). Este aspecto es examinado más adelante. Respecto a esto, Cristo no es preexistente de la misma forma en que Dios existió. Dios estuvo solo en Su eternidad perpetua. No obstante, la Biblia es igualmente específica en cuanto a que Cristo tuvo una preexistencia como un ser espiritual antes de la fundación de la tierra.

 

El apóstol Juan escribió sobre Cristo y declaró, en forma narrativa, su preexistencia. Juan 1:1 es traducido por los trinitarios como:

 

Juan 1:1 En el principio era el Verbo, el Verbo estaba con Dios y el Verbo era Dios. (RV)

 

Sabemos que esta es una traducción incorrecta por la Peshitta y de la forma en la cual los textos antiguos fueron usados. La Peshitta muestra que esto es así, aun a través de la traducción de Lamsa que, tratando de conformarse a la posición trinitaria, rinde el texto como:

 

El Verbo era al principio, y ese mismo Verbo estaba con Dios; Y Dios era ese Verbo.

 

Esto muestra la estructura diferente de palabra de la última oración. El Nuevo Testamento Literal Concordante muestra el significado literal real de las palabras y su estructura en el griego. Las palabras reales están en negrita, las palabras suplidas por el texto español están en tipo normal.

 

Al principio era la palabra y la palabra estaba hacia Dios, y Dios era la palabra. Esta estaba al principio hacia Dios

 

El texto habla de la relación y la orientación de devoción de Jesucristo hacia Dios. Este texto continúa en Juan 1:2.

 

Todo llegó a ser a través de ella, y aparte de ella ni aun una cosa que haya sido hecha llegó a ser.

 

Así, el primer texto aquí habla del logos como la palabra. En tiempos bíblicos, era llamada la Memra; siendo logos un término griego y memra un término hebreo para la palabra de Dios, tal como se la entendía en el Antiguo Testamento.

 

Los unitarios radicales, o sea los que niegan la preexistencia de Cristo más allá de Mariam (o María) afirman que éste no era Cristo sino una forma nocional del poder de Dios, como Su expresión divina.

 

Juan capítulo 1, sin embargo, explica esta visión en mayor detalle, lo que excluiría esta interpretación.

 

Juan habla de Juan el Bautista (citando otra vez del texto del Nuevo Testamento Literal Concordante) de Juan 1:6-14.

 

Allí hubo un hombre comisionado por Dios Su nombre era Juan. Este vino para un testimonio, que él debería dar testimonio concerniente a la luz, para que todos creyesen a través de ella. No que él fuese la luz, pero él vino para que él diese testimonio acerca de la luz. Era la luz verdadera - la cuál ilumina a cada hombre - viniendo al mundo.

 

En el mundo, él estaba, y el mundo a través de él fue hecho, y el mundo no le conoció. A los suyos él vino, y aquellos que eran suyos no lo aceptaron. Sin embargo quienquiera que le aceptó, a ellos él da el derecho de convertirse en hijos de Dios, a los que creen en Su nombre, que fueron engendrados, no de sangres, ni de la voluntad de la carne, ni de la voluntad de un hombre, pero de Dios.

 

Y el Verbo se convirtió en carne y moró entre nosotros, y contemplamos Su gloria, una gloria como la de un unigénito del Padre, lleno de gracia y verdad.

 

El logos se convirtió en carne y moró entre nosotros. Examinaremos esto debajo.

 

No hay artículo indefinido (o sea uno) en el griego y eso debe ser deducido y aplicado. Éste es el problema en el texto en Juan 1:1. Muchos traductores consideran que debería tener aplicación en Juan 1:1 y lo traducen, y la palabra era un Dios. Este punto de vista tiene mérito como veremos de Juan 1:18 y otros textos. En todo caso, Juan 1:1 está incorrecto tal como lo vemos normalmente. La traducción correcta, aun si el orden de las palabras es conservada, involucra el concepto de “hacia” y no “con”, tal como se ha enseñado por los trinitarios.

 

Aquí el uso de mayúsculas para Él, etc., son las adiciones de A E Knoch, como las unciales eran todas capitales de modo tal que, en realidad, no hay distinción posible. El texto se mantiene tal como él lo tradujo.

 

Los unitarios radicales tratan de exponer este texto como un ejemplo del poder nocional de Dios convirtiéndose en carne en lugar de un ser convirtiéndose en carne. Éste es el origen de su error.

 

Juan el Bautista habló de Jesucristo como si existiese antes que él. Hay otra alteración en los textos antiguos en el Receptus Griego o Texto Recibido de la Reforma, y por lo tanto, en la KJV y la RV, como vemos de esta siguiente sección.

 

Juan 1:15-18 15 Juan testificó de él diciendo: Este es de quien yo decía: "El que viene después de mí es antes de mí, porque era primero que yo". 16 De su plenitud recibimos todos, y gracia sobre gracia, 17 porque la Ley fue dada por medio de Moisés, pero la gracia y la verdad vinieron por medio de Jesucristo. 18 A Dios nadie lo ha visto jamás; el unigénito Hijo, que está en el seno del Padre, él lo ha dado a conocer. (RV)

 

Juan claramente dice que Cristo era antes de él. Sin embargo, sabemos que Juan era seis meses mayor que Cristo y era físicamente imposible que Cristo hubiese sido antes que él. Por lo tanto, Juan habla de una preexistencia. Esta preexistencia fue como un dios, un elohim, o theoi, como sabemos de los textos antiguos y que fueron alterados en el Receptus. La Biblia Literal Concordante traduce los textos como:

 

Juan está testificando acerca de Él y ha clamado, diciendo, "éste fue él de Quien dije, 'él Que viene después de mí, ha venido antes de mí', pues él fue primero antes que yo". Porque de lo que le llena todos obtuvimos, y gracia por gracia. Pues la ley a través de Moisés fue dada; La gracia y la verdad vinieron a través de Jesucristo. A Dios nadie ha visto nunca. El Dios unigénito, Quien está en el seno del Padre, él le dio a conocer.

 

El texto aquí muestra la estructura del texto en cuanto a Juan diciendo que Cristo era antes de él. El texto en Juan 1:18 en realidad es monogenes theos que significa el único Dios nacido y esto se demuestra en la Interlineal griega inglesa de Marshall. (Se ve también en el arameo de la Peshitta). Dr Hort ha escrito un tratado docto sobre la ocurrencia de este término, monogenes theos (On Monogenes Theos in Scripture and Tradition (Sobre Monogenes Theos en la Sagrada Escritura y Tradición); Ref. también el artículo Sobre la Inmortalidad [165])http://www.logon.org/english/s/p165.html. Hay prueba abundante de que el término es correcto. Es simplemente ignorado por el Cristianismo tradicional y los Binitarios que tratan de negar las implicaciones del texto.

 

Efesios 3:9 podría ser usado para contender la preexistencia.

 

Efesios 3:9 y a todos los hombres ver cuál es la camaradería del misterio, lo cual desde el principio del mundo ha sido escondido en Dios, quien creó todas las cosas por Jesucristo: (KJV, énfasis añadido)

 

Efesios 3:9 y de aclarar a todos cuál sea el plan del misterio escondido desde los siglos en Dios, el creador de todas las cosas, (RV)

 

Sin embargo, las palabras “por Jesucristo” no existen en los textos antiguos y son una inserción posterior en la KJV del Receptus y no aparecen en otras Biblias (vea la nota al v. 9 en la Companion Bible).

 

Hebreos 1:1 en la KJV hace nota de la creación de mundos por Cristo también.

 

Hebreos 1:1-2  1 Dios, habiendo hablado muchas veces y de muchas maneras en otro tiempo a los padres por los profetas, 2 en estos últimos días nos ha hablado por el Hijo, a quien constituyó heredero de todo y por quien asimismo hizo el universo. (RV) (mundos en la KJV, énfasis añadido)

 

De igual modo, este texto también ha sido mal traducido porque la palabra es aion y significa “siglos”, no los mundos como el inglés de la KJV y el universo como la RV tratan de implicar (ver las notas al pie sobre v. 2 de la Companion Bible (y la Biblia de Jerusalén). Cristo fue hecho un poco menor que los ángeles, pero no siempre fue así. Hebreos 2:17 muestra que él fue hecho como sus hermanos a fin de que él pudiese ser un Sumo Sacerdote compasivo y fiel.

 

El Mesías también declaró su preexistencia en varios otros textos.

 

En Juan 5:37 vemos que el Padre envió a Cristo y que Cristo declara que nadie ha visto a Dios ni ha oído su voz nunca. Entonces, los dos testimonios de Juan declaran que nadie ha visto a Dios, sin embargo el término elohim es usado para identificar al ser que habló con los patriarcas y los profetas del Antiguo Testamento. ¿Si este ser no fue el único Dios verdadero, quien fue entonces?

 

Veremos que sólo pudo haber sido Cristo, pero fue designado consistente y claramente a todo lo largo del Antiguo Testamento como el Ángel de Yahovah y en el Nuevo Testamento, nosotros también encontraremos evidencia de esta terminología.

 

Hay otro aspecto acerca de ser enviado que necesita ser examinado.

 

Juan 13:3 sabiendo Jesús que el Padre le había dado todas las cosas en las manos, y que había salido de Dios y a Dios iba, (RV)

 

Aquí los Unitarios radicales alegan que el término venido de Dios simplemente significa ser engendrado como un zigoto en el vientre de Mariam. Inversamente, los Binitarios sostienen que es como una forma de separación del único Dios verdadero. Este punto de vista entró en la Iglesia Cristiana originariamente como Modalismo, originado en el culto pagano del dios Attis. Los adherentes del culto de Attis originariamente sostenían que los aspectos del Padre y del Hijo eran funciones del único Dios verdadero. Esta doctrina fue adoptada como Modalismo en Roma pero era bíblicamente incoherente y tuvo que ser adaptada para convertirse en Binitarianismo a partir del Concilio de Nicaea en el 325 EC y luego en Trinitarianismo en el concilio de Constantinopla en 381 CE. Alrededor de los siglos tercero y cuarto, los sacerdotes de Attis en Roma se quejaban de que el Cristianismo les había usurpado sus doctrinas (ver el artículo Los Orígenes de la Navidad y de las Pascuas Floridas [235]).

 

Juan 12:44 muestra que Cristo fue enviado por Dios

 

Juan 12:44 Jesús clamó y dijo: El que cree en mí, no cree en mí, sino en el que me envió; (RV)

 

Esto implica un despacho. Los unitarios radicales dicen que era en un sentido nocional desde el vientre. Otros varían la relación intentando acomodar la noción de un Dios verdadero pero no obstante sostener la noción obviamente problemática de dos seres, uno subordinado al otro. Sin embargo, Juan 3:17 muestra que él fue enviado al mundo por el Padre, demostrando así la preexistencia.

 

Juan 3:17 Dios no envió a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por él. (RV)

 

Aquí la noción de enviado necesita ser examinada en el griego. La palabra es DGS 649 apostello, que significa poner aparte o mandar a una misión. El concepto de despachar también está involucrado y ese es el sentido en el Nuevo Testamento Literal Concordante. La palabra DGS 3992 pempo también está involucrada en los textos y el significado es “despachar”. El concepto a partir del uso y forma, transmite el concepto de despachar en un mandado temporal mediante movimiento ordenado.

 

Éste es el concepto transmitido en las formas utilizadas respecto a las acciones de Dios en el área humana. La encarnación de Cristo fue un mandado temporal para Dios en el plan en curso de salvación.

 

Hay, sin embargo, un número de textos importantes, los cuáles declaran la preexistencia de Cristo y explican la relación. Un ejemplo importante es Filipenses 2:5-7. Ha sido nefastamente obscurecido en la KJV por razones trinitarias pero la RSV parece ser una traducción más honesta (Nota tra. En español las versiones serían Reina Valera y Biblia de Jerusalén resp.).

 

Filipenses 2:5-10 5 Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús:  6 Él, siendo en forma de Dios,  no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, 7 sino que se despojó a sí mismo, tomó la forma de siervo y se hizo semejante a los hombres.  8 Mas aún, hallándose en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz. 9 Por eso Dios también lo exaltó sobre todas las cosas y le dio un nombre que es sobre todo nombre, 10 para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, en la tierra y debajo de la tierra; (RV)

 

El texto tiene un significado expreso para el texto en Hebreos. Ésta es una declaración clara de que Cristo era en la forma o el morphe de Dios pero no pensó que la igualdad con Dios fuese una cosa para tratar de asir, o arrebatar por la fuerza, tal como Satanás había intentado hacer (ver Isaías 14:12-14 y Ezequiel 28:6-15). Él luego se humilló (o se vació) a sí mismo, se convirtió en humano, y padeció la muerte en la estaca o cruz (vea el artículo La Cruz:  Sus Orígenes y Su Significado [039]).http://www.logon.org/english/s/p039.html Este texto es una declaración clara de la preexistencia de Cristo. Otro texto claro es Juan 17:5.

 

Juan 17:5 Ahora pues, Padre, glorifícame tú al lado tuyo, con aquella gloria que tuve contigo antes que el mundo existiera. (RV)

 

Así, Cristo afirmaba su preexistencia en la gloria antes que el mundo fuese. Así, él afirmaba una preexistencia equivalente al menos a la de los hijos de Dios presente en la creación, como vemos de Job 38:4-7.

 

Job 38:4-7 4 ¿Dónde estabas tú cuando yo fundaba la tierra? ¡Házmelo saber, si tienes inteligencia! 5 ¿Quién dispuso sus medidas, si es que lo sabes? ¿O quién tendió sobre ella la cuerda de medir? 6 ¿Sobre qué están fundadas sus bases? ¿O quién puso su piedra angular, 7 cuando alababan juntas todas las estrellas del alba y se regocijaban todos los hijos de Dios? (RV)

 

Sabemos que Satanás es el portador de luz o Estrella de la Mañana del planeta y nosotros sabemos que Cristo será su sucesor como Estrella de la Mañana. Los textos indican que él declara una preexistencia en el mismo nivel con estos seres (ver el artículo Lucero: Portador de la Luz y Estrella de la Mañana [223]).http://www.logon.org/english/s/p223.html

 

Cristo también dijo: Yo veía a Satanás caer del cielo como un rayo (Lucas 10:18). Ahora bien, él o lo vio, o no lo vio caer del cielo. Él no había ascendido al cielo en ese momento, porque aún no había muerto, y mucho menos resucitado. Isaías y Ezequiel registran la caída en sus obras. Por lo tanto, si Cristo no tuvo preexistencia, él no pudo haber visto esta caída. Podría alegarse que ocurrió después de la tentación en el desierto, pero los textos del Antiguo Testamento relativos a la caída misma están en tiempo pasado (ver Isaías 14:12). Esto se catalogaría como imaginación caprichosa, si Cristo no hubiese tenido preexistencia. El concepto de que esto está relacionado con el Rey de Babilonia como un ser humano, como algunos apologistas modernos sostienen, trivializa el poder de la profecía.

 

Cristo es también identificado como Señor del Sábado. La importancia de este texto es que él nos dio la Ley.

 

Mateo 12:8 porque el Hijo del hombre es Señor del sábado. (RV)

 

Por estos textos, vemos las implicaciones de preexistencia y un conocimiento del Padre.

 

Mateo 11:27 Todas las cosas me fueron entregadas por mi Padre; y nadie conoce al Hijo, sino el Padre, ni nadie conoce al Padre, sino el Hijo y aquel a quien el Hijo se lo quiera revelar. (RV)

 

Este conocimiento también implica preexistencia, como vemos también en Juan 17:24.

 

En el Nuevo Testamento, Cristo es identificado al nivel de las Estrellas de la Mañana del Ejército angélico, como vemos en Hechos. En Hechos 7, vemos que fue un Ángel del Señor que habló con Moisés y que fue el Ángel del Señor que estaba con Moisés en el desierto (Hechos 7:30, 35-39).

 

En este texto, Esteban identifica a Cristo como el Ángel del Señor en Sinaí y con la iglesia en el desierto.

 

El concepto de la mano derecha de Dios, en Éxodo 15:6, es que Cristo, cuando actuaba, era el Ángel de Yahovah del Antiguo Testamento. Vemos que Cristo está sentado a la diestra de Dios.

 

En Isaías 9:6, la Septuaginta claramente indica que él fue el Ángel del Gran Concilio y el Nuevo Testamento aplica este texto a Cristo.

 

Pablo afirma que él fue recibido como un ángel de Dios, aun como Cristo Jesús (Gál. 4:14).

 

Pablo claramente manifiesta que Cristo estaba en el desierto con Israel en el Éxodo.

 

1Corintios 10:1-4 1 No quiero, hermanos, que ignoréis que nuestros padres estuvieron todos bajo la nube, y todos pasaron el mar;  2 que todos, en unión con Moisés, fueron bautizados en la nube y en el mar, 3 todos comieron el mismo alimento espiritual 4 y todos bebieron la misma bebida espiritual, porque bebían de la roca espiritual que los seguía. Esa roca era Cristo. (RV)

 

Sugerir que Cristo estaba allí sólo como una noción en la mente de Dios, a quién, de todos modos, nadie vio, trivializa el uso del idioma y la metáfora en la Biblia.

 

Job 33:23-26 se refiere al Ángel de los mil que rescata a los hombres de la fosa.

 

Job 33:23-26 23 Si hay un ángel que sea su mediador, uno entre mil, para declarar al hombre lo que es bueno para él, 24y que tenga piedad de él, y diga: "Líbralo de descender a la fosa, he hallado su rescate"; 25que su carne se vuelva más tierna que en su juventud, que regrese a los días de su vigor juvenil. 26Entonces orará a Dios, y El lo aceptará, para que vea con gozo su rostro, y restaure su justicia al hombre. Pero si el hombre tiene a su lado algún elocuente mediador, muy escogido, para anunciarle su deber 24 y decirle que Dios tiene de él misericordia, que lo libra de descender al sepulcro, que hay redención para él, 25 entonces su carne será más tierna que la de un niño y volverá a los días de su juventud. 26 Entonces orará a Dios y obtendrá su favor. Verá su faz con júbilo, y él restaurará al hombre su justicia. (La Biblia de las Américas) (La RV dice muy escogido)

 

Una vez más, la  KJV ha sido alterada en este sentido ya que sólo Cristo es mediador y redentor. La RSV es más coherente.

 

Job 33:23-26 23 Si hay para él un ángel, un mediador, uno de los mil, para declarar al hombre que es lo correcto para él; 24 y él es benevolente para con él, y dice, 'Librale de descender a la fosa, he encontrado un rescate; 25 dejad que su carne sea renovada con juventud; Déjale retornar a los días de su juventud vigorosa'; 26 Entonces el hombre invoca a Dios, y él le acepta, él viene a su presencia con alegría. Él relata a los hombres su salvación, (RSV)

 

Génesis 48:15-16 también muestra que el elohim o Dios de Jacob era el Ángel de Redención.

 

Génesis 48:15-16 15 Y bendijo a José, diciendo: El Dios en cuya presencia anduvieron mis padres Abraham e Isaac, el Dios que me mantiene desde que yo soy hasta este día, 16 el Ángel que me liberta de todo mal, bendiga a estos jóvenes. Sea perpetuado en ellos mi nombre y el nombre de mis padres Abraham e Isaac, y multiplíquense y crezcanen medio de la tierra. (RV)

 

La tarea de Redención es la prerrogativa de Cristo. El Mesías es el seguro candidato para esta función. El Mesías por lo tanto habría preexistido como el Ángel de Redención y el elohim de Jacob o Israel (ver Salmo 45:6-7 y Hebreos 1:8-9). Quienquiera que este elohim haya sido no fue Eloah.

 

En Génesis 7:16, vemos que el elohim comandaba a Moisés. Además Yahovah encerró a Noé y a su familia en el arca. Fue Yahovah elohim quién habló con Adán en Génesis 3:8.

 

Deuteronomio 32:8-9 demuestra que Israel fue adjudicado por el Dios Altísimo a Yahovah como su porción. Este texto fue alterado por los rabinos judíos en el Texto Masoreta algún tiempo después del primer siglo. La alteración se ve en la KJV que dice:

 

Deuteronomio 32:8-9 8 Cuando el Altísimo hizo heredar a las naciones, cuando hizo dividir a los hijos de los hombres, estableció los límites de los pueblos según el número de los hijos de Israel. 9 Porque la porción de Jehová es su pueblo; Jacob, la heredad que le tocó. (RV)

 

La Septuaginta (LXX), los Rollos del Mar Muerto (RMM) y la Primera Epístola de Clemente demuestran que originalmente era de acuerdo a los hijos de Dios, traducido como los ángeles de Dios en el griego. La RSV vierte el texto en los escritos antiguos como:

 

Deuteronomio 32:8-9 8 Cuando el Altísimo dio a las naciones su herencia, cuando distribuyó a los hijos de los hombres, él fijó los límites de los pueblos según el número de los hijos de Dios. 9 Porque la porción del Señor, es su pueblo, Jacob su herencia adjudicada. (RSV)

 

El Señor aquí del hebreo es Yahovah y a él le fue adjudicado Israel, como su porción, por el Dios Altísimo.

 

Así hemos establecido más allá de toda duda, que el Nuevo Testamento afirma mediante las palabras de Cristo y los apóstoles, desde Juan Bautista en adelante, que Cristo fue preexistente. De hecho, él dijo (Juan 8:58) que antes de que Abraham fuese yo Soy. Ésta fue una declaración de su preexistencia. Esto también fue tomado como una declaración de su divinidad. ¿Era él Dios o era un ángel o era ambos? La respuesta es, como veremos, que era ambos. ¿Si era ambos, cómo es eso posible?

 

El problema, como veremos, reside en el español, no en el hebreo. El español sólo tiene una palabra para decir Dios. El hebreo tiene más de un nombre. El problema también reside en la teología de los trinitarios, que tiene su origen en la teología pagana antigua. Además, ángel es simplemente una palabra cuyo significado es mensajero. Él era un hijo de Dios de los cuales había muchos que estaban organizados bajo las Estrellas de la Mañana (Job 1:6; 2:1; 38:4-7).

 

Además, sabemos que algunos textos son sencillamente falsificaciones hechas por los trinitarios. Como por ejemplo, 1Timoteo 3:16; 1Juan 5:7; y también los agregados de Alfa y Omega a los antiguos textos del Apocalipsis (ver el artículo El Arche de la Creación de Dios como Alpha y Omega [229] y las notas para los textos en la Companion Bible)

 

Sabemos del Antiguo Testamento que el Dios Altísimo era el único Dios verdadero. Él era llamado Yahovah de los Ejércitos. Él era conocido como Eloah. Así, Eloah era el nombre singular para Dios en hebreo, que carecía de plural por completo. Se sabe que Eloah, como el singular Dios verdadero, era el objeto de culto en el Templo. De Job 33:26, vemos que Eloah era el objeto de oración.

 

Esta distinción se reconocía como muy importante en los días de la última restauración bajo Esdras y Nehemías. El Libro de Esdras hace grandes esfuerzos para mostrar la función y lugar del Dios de la Biblia. El nombre del único Dios verdadero es Eloah y éste era el nombre por el cual Él era conocido cuando el Pentateuco fue escrito, ya que Eloah acontece en ocasiones múltiples en el Libro de Job. Job, aparentemente, fue escrito por Moisés quizá como el primero de los libros de la Biblia.

 

El Libro de Proverbios muestra que el nombre del único Dios verdadero es Eloah en Proverbios 30:4-5. Hace una pregunta retórica acerca del nombre y marca una diferencia inequívoca entre el hijo y este ser en el mismo texto. El nombre Eloah es suministrado en el siguiente versículo.

 

Esdras muestra a Eloah como el Dios del Templo. Desde Esdras 4:23 hasta Esdras 7:26, se nos muestra la función y relación de Dios para con Su Templo. El Templo es la Casa de Eloah y no de Elohim. Los elohim SON la casa de Eloah y éste es el propósito y representación simbólica del Templo (ver 1Cor. 3:17). Los profetas profetizaron en nombre del Eloah de Israel (Esdras 5:1). Zorobabel se levantó y construyó la Casa de Eloah con los profetas de Eloah ayudándole (Esdras 5:2). Él es el Gran Eloah (Esdras 5:8). Él es el Eloah del cielo y la tierra y nosotros somos sus siervos (Esdras 5:11). Nuestros padres provocaron la ira del Eloah del cielo (Esdras 5:12).

 

Las vasijas son las de la casa de Eloah (Esdras 5:14), la cual está en Jerusalén (Esdras 5:15,17; 6:3). Las vasijas del Templo de Salomón fueron también las de Eloah y fueron tomadas por Nabucodonosor y restauradas al Segundo Templo (Esdras 6:5), que fue construido en su lugar (Esdras 6:7). Los holocaustos eran quemados en honra al Eloah del cielo por Sus sacerdotes (Esdras 6:9-10). Eloah ha causado que Su nombre more allí (Esdras 6:12). De Esdras 6:13-22, vemos que la Casa de Eloah fue construida para Él. La Fiesta de los Panes sin Levadura se observaba allí para Él, y los sacerdotes fueron instalados en sus divisiones para servirle, según había sido escrito en el libro de Moisés (Esdras 6:18). Observaron la Pascua el catorceavo día del primer mes (Esdras 6:19). La Ley es la Ley de Eloah (Esdras 7:14) y Esdras fue un escriba de la Ley de Eloah (Esdras 7:12). Las ofrendas y las peticiones son también hechas a Eloah (Esdras 7:14-16).

 

Es Su voluntad, la voluntad de Eloah, que prevalece (Esdras 7:18), como Eloah del cielo (Esdras 7:21). Es el Eloah del cielo que comanda (Esdras 7:23). Los magistrados son asignados en su nombre y sentencian según Sus leyes y los que no obedecen, incurren en un justo juicio que rápidamente se les aplicará (Esdras 7:25-26).

 

Por esta razón, los que actúan en su nombre como Sus jueces, espirituales o físicos, son llamados elohim porque, como un grupo, estan en plural actuando bajo la voluntad de Eloah. Está escrito: No maldecirás a los dioses [elohim], ni maldecirás al príncipe de tu pueblo (Éxodo 22:28).

 

Estos textos nos muestran la relación entre Eloah y Sus elohim. Él es Padre y todos ellos son Sus hijos (Job  1:6; 2:1), incluyendo a Satanás. Era a causa de esta ley que Miguel no quería lanzar una acusación en contra de Satanás cuándo pugnaban por el cuerpo de Moisés sino que dijo: Que el Señor te reprenda (ver Judas 9).

 

Los términos padre e hijos son predicados en una relación dónde un grupo surge del otro que es singular en su relación. Este hecho fue comprendido por todo el mundo antiguo. Esta relación es la de una familia. Por esta razón, el Mesías podrá luego ser hecho un padre eterno de Isaías 9:6, como el Ángel del Gran Concilio (LXX). Hay muchas paternidades o familias en el cielo y la tierra (Efesios 3:15). Por lo tanto decir que la Biblia no implica que Dios es una familia de seres como elohim, es groseramente engañoso. Toda la estructura de la Biblia se basa en la relación familiar y toda la estructura de la ley desde el primero hasta el décimo mandamiento se basa en la Familia de Dios. ¿No tenemos todos nosotros un mismo Padre, no fuimos todos creados por un mismo Dios? (Mal. 2:10).

 

La Shema se basa en Yahovah Elohenu. Dios dijo y fue dado a Moisés que: Seré en lo que me convertiré (Éxodo 3:14; n. a la Oxford Annotated RSV). Eloah se está volviendo elohim. Él se está volviendo todo en todos (Efesios 4:6). Esta distinción también se ve en el caldeo. Eloah es Elahh en caldeo. Elohim es Elahhin. El término Elahh se convirtió en la base del término árabe Allah'h. Éste es el tema fundamental y crítico en la primera confesión de la fe en el islamismo: No hay Allah'h (Eloah) sino Allah'h (Eloah). Los elohim, todos ellos, derivan de Eloah quién sólo es el Gran Eloah del cielo, el Elyon o Altísimo. El término Allah'h es usado en el islamismo sólo porque no admite ninguna pluralidad en absoluto, excluyendo a Cristo y al Ejército de los elohim de la posición del único Dios verdadero.

 

El ángel de Yahovah era un elohim habiendo sido designado por Eloah. Todos vamos a convertirnos en elohim, como el Ángel de Yahovah a nuestra cabeza (Zacarías 12:8). Este hecho fue comprendido por la iglesia primitiva que declaró la preexistencia de Cristo y afirmaba que nos convertiremos en theoi. Pablo dijo que había muchos dioses o theoi (theoi polloi) y muchos Señores, ya sea en el cielo o la tierra (1Cor. 8:5). (De aquí es donde viene el término inglés hoi polloi). Ya que todo el Ejército caído había sido confinado a la tierra cuando Pablo dijo esto, él lógicamente debe haber estado hablando acerca del Ejército Angélico leal. La palabra theoi es el plural griego de la palabra theos o Dios. Ésta es la distinción Eloah/elohim pero, en el griego, hay otro problema introducido en la gramática. Así el artículo definido o el acusativo vino a ser usado para Dios y theos sólo fue usado para un elohim singular, a saber Jesucristo o Satanás, etcétera (Pablo, en 2Cor. 4:4, se refiere a Satanás como el theos de este mundo, queriendo significar el elohim de este mundo). La opinión de que hay una distinción entre las referencias en la Biblia acerca de los elohim o theos (y además que todos nos convertiríamos en theoi) fue transmitida de Juan a Policarpo, Polycrates y los discípulos a Europa con Ireneo (ver el artículo La Teología Primitiva de la Divinidad [127]).

 

La iglesia entendía este concepto durante la Reforma y se hace referencia a este argumento y a los llamados Socinianos en la nota al pie al Comentario de Heydock del 1851 sobre la Biblia Católica Douay a ser emitida en el RU y el mundo de habla inglesa en general. Sólo Ha Elohim u Ho Theos era el único Dios verdadero.

 

Es entonces de este Eloah singular que surge la palabra elohim. La palabra plural elohim se aplica a un concejo, como vemos en los Salmos (ver la estructura en La Declaración de las Creencias de la Fe Cristiana [A1] y también el artículo Josué, el Mesías, el Hijo de Dios [134]).http://www.logon.org/english/s/p134.html

 

La Biblia es clara en cuanto a que el elohim subordinado de Salmo 45:6-7 es Jesucristo (ver Hebreos 1:8-9). Oseas es claro en cuanto a que este elohim era el ángel que luchó con Jacob (Oseas 12:3-4). Sabemos también que este ángel es el elohim a la cabeza del grupo familiar de David (Zacarías 12:8) (ver el artículo Los Elegidos como Elohim [001]). Sabemos que él es llamado Yahovah y es enviado a Israel por Yahovah de los Ejércitos que es Dios Altísimo (ver Zacarías 2:3-11).

 

Por lo tanto, tenemos dos Yahovahs, uno de los cuales es un ser subordinado designado por el otro y ambos son elohim. También vemos por Zacarías 12:8 que nos convertiremos en elohim, como vemos en el Salmo 82:6. La lógica aquí es simple. Hay múltiples elohim pero un Eloah, del cual se deriva la palabra elohim. La palabra elohim claramente, tal como se sostiene, aplica a un ser que es llamado el Ángel del Señor, que luchó con Jacob, o el Ángel de la Presencia, que estaba en Sinaí y que habló con Moisés. El Ángel del Señor era el elohim que habló con Abraham en Génesis 22:1-11.

 

Sabemos también, que el término Yahovah era aplicado a más que un ser, como vemos por los saludos de Abraham a los ángeles que vinieron a castigar a Sodoma (Gén. 18:2 y sigs). Aquí los tres seres, traducido como hombres en inglés (varones, en esp.), eran elohim. El texto en hebreo realmente dice: Y he aquí tres hombres ['enowshim o mortales] estaban junto a él. Él corrió hacia ellos y se dirigió a ellos como adoni (ver Gén. 18:2-3;  la Biblia Interlinear de Green). La Biblia claramente identifica estos tres seres como adoni que es un término que puede ser aplicado a otros simplemente como Señor (como Sara a Abraham). Todos eran ángeles y ninguno de ellos era Dios el Padre, a quién nadie ha visto nunca. Los textos originales, sin embargo, los muestran siendo dirigidos como Yahovah, en Génesis 18:27,30,32, que son tres de los 134 lugares en el Antiguo Testamento donde los Sopherim alteraron el texto para decir Adonai.

 

Uno de estos seres probablemente era Jesucristo, pero los otros dos también eran seres divinos. Los seres son todos identificados como Yahovah y, por lo tanto, elohim, como ya veremos, y esto está deliberadamente mal-identificado por los trinitarios y el judaísmo rabbinico en el Texto Masoreta (TM) y, por lo tanto, en la KJV para obscurecer el punto.

 

La estructura entera de este Ángel de Yahovah es examinada en el artículo El Angel de JHVH [024]).

 

La Shema también es mal aplicada, ya que es Shema Y'isroel Yahovah Elohenu Yahovah Echad. La palabra elohenu se traduce y afirma que significa Elohim, nuevamente por trinitarios o binitarios, basado en el mismo razonamiento defectuoso, tal como se encuentra en la aplicación de los otros textos. Por la misma razón, 'echad aquí es interpretado como aunado en lugar del primer ordinal, significando único o enteramente con relación a un número de entidades (ver el Diccionario Hebreo de Strong, No. 259; ver también el artículo Josué, el Mesías, el Hijo de Dios [134]).

 

La Biblia es realmente clara en que hay un sólo Dios verdadero que es el Dios Altísimo – Él es Yahovah de los Ejércitos a quién también se refiere como Yahovih (DHS 3069). Yahovah es el elohim subordinado de Israel que es el Ángel del Señor.

 

Elohim es una palabra plural, que es aplicada a los hijos de Dios para extender a Sus hijos la capacidad de ser Dios. De este modo, nos convertimos en elohim pero nosotros nunca podemos ser el Eloah singular. Hay al menos tres seres a los que se refiere como Yahovah al mismo tiempo, en el Antiguo Testamento, y ninguno de los cuales era Eloah o Dios Altísimo. En la destrucción de Sodoma, estos tres también fueron llamados ángeles. Cuando Abraham y Lot les hablaron, a todos ellos también les dirigieron la palabra como Yahovah, y los Sopherim alteraron los textos en Génesis 18:27,30,32 y 19:18,24 (y 134 lugares en total) de Yahovah a Adonai para disfrazar el hecho de que también había múltiple Yahovahs. Estos ángeles fueron identificados tanto como Yahovah y como Adonai y elohim y ángeles al mismo tiempo por los patriarcas y los profetas. Génesis  19:24 muestra el término Yahovah siendo usado en referencia a dos Yahovahs donde el texto dice:

 

Luego Yahovah llovió sobre Sodoma y sobre Gomora azufre y fuego procedente de Yahovah desde el cielo.

 

La lógica de la Biblia es simple. Hay un Dios verdadero y Él envió a Jesucristo (Juan 17:3). El único Dios verdadero, sólo Él es Dios. Él mora en luz sin par. Nadie le ha visto nunca, ni le puede ver, ni siquiera ha oído Su voz en momento alguno (Juan 1:18; 5:37; 1Tim. 6:16). El único dios nacido (monogenes theos o elohi (ver Interlinear de Marshall y el texto aramaico en la Peshitta)) declaró (o habló; La palabra Él ha sido agregada al texto inglés). Por consiguiente, se concluye que Cristo y los apóstoles dijeron que nadie ha visto u oído a Eloah (o Ha Elohim) nunca, y sea lo que sea que se apareció ante los profetas, no pudo haber sido el ser referido como Eloah o el único Dios verdadero.

 

El ser conocido como Yahovah-Elohim, sin embargo, se apareció ante los hombres y habló con ellos desde el Jardín del Edén en adelante. Él también habló en el plural a los elohim (ver el artículo La Doctrina del Pecado Original, Parte 1: El Jardín del Edén [246]).

 

Se infiere por lo tanto como lógica irrefutable que este ser no pudo haber sido el Dios Altísimo (Elyon) o Eloah. El nombre de este Yahovah-Elohim también lleva este concepto plural elohim. Ahora, a menos que Moisés, los salmistas, Cristo, Juan y Pablo fuesen absolutamente mentirosos, debe haber múltiples elohim. Este hecho también lo sabemos por los textos hebreos donde elohim es un término plural genérico. Estos seres no fueron el único verdadero Dios.

 

Parece indisputable que Cristo es identificado como el Ángel del Señor o el Ángel de la Presencia que habló con Moisés y que dio la ley en Sinaí. Él también fue el ángel, como elohim, que luchó con Jacob y salvó a Agar, como el Dios que ve (ver Gén. 21:17; Gén. 16:7-13). Él fue el Ángel de Redención de Génesis 48:15-16 y el Redentor y Mediador de Job 33:23-26. Asimismo, este ser era el Dios de la Casa de Dios o El Bethel. También es indiscutible que los términos elohim, yahovah y adonai son plurales y se aplican a múltiples seres que no son el único Dios verdadero y quiénes también se describen como ángeles. La lógica es también irrefutable que, si Cristo no es uno de estos seres, el término se aplica a aun más seres y no a menos. Aparece, sin embargo, imposible para Cristo no ser uno de los ángeles del Antiguo Testamento en el testimonio repetitivo del texto del Nuevo Testamento.

 

Él es enviado por Yahovah de los Ejércitos para salvar a Sion. El ángel, que entregó la profecía a Zacarías, claramente dijo que él era aquél que fue enviado por el Señor de los Ejércitos a redimir a Sion y aquél que fue enviado a las naciones para despojarlos. Esta actividad, en Apocalipsis y los Evangelios, pertenecen al Mesías. Este ser, hablando bajo las órdenes del Señor de los Ejércitos, sólo puede ser el Mesías preexistente o hay dos seres a los que se les dio esta responsabilidad cuando el Apocalipsis parece asignárselo al Mesías.

 

De modo semejante, el Capitán de los Ejércitos del Señor, que habló con Josué, está en la posición que le adjudicamos a Cristo y la historia entera sobre la Caída de Jericó tiene relación con el futuro, el regreso del Mesías y la restauración y la subyugación de las naciones bajo Mesías, tal como veamos en la historia del Apocalipsis (ver el artículo La Caída de Jericó [142]).

 

Cristo por lo tanto fue, no sólo preexistente, él fue y es el elohim o Elohi de Israel, como Yahovah, enviado por Yahovih o Yahovah de los Ejércitos, el Elyon o Dios Altísimo. Este ser, el único Dios verdadero, es Eloah. Él es el objeto de culto del Templo, como HaElohim o El Elohim o Dios. Cristo no es el único Dios verdadero. Sólo este ser, Eloah (Elahh para los caldeos y Allah'h para el Islam), es el único que reside en perpetuidad teniendo nada coetáneo e igual a Sí Mismo (ver el artículo La Teología Primitiva de la Divinidad [127]). Ha Elohim (o El Elohim) era Eloah. Él era el Dios del Mesías y Él nominó al Mesías y le ungió como elohim con oleo de alegría por encima de sus compañeros (ver Salmo 45:6-7; Hebreos 1:8-9) y Cristo permaneció fiel al que le hizo (ver de Hebreos 3:2; Greek English Interlinear RSV de Marshall).

 

La declaración de fe de la iglesia primitiva está mejor representada en este Credo simple del obispo Ulfilas de los godos (341-381). Estas personas sostenían esta creencia mucho antes de Nicaea y esta creencia fue sustentada por la  iglesia antigua desde Juan hasta Ireneo (ver Against Heresies (Contra  Herejías), ANF, vol. 1). Explica exactamente lo que Tomas dijo.

 

El Creedo (381) de Ulfilas, Obispo de los godos, 341-81

 

De A, Hahn, Symbole, 3 198

 

Yo, Ulfilas, obispo y confesor, siempre esto he creído, y en esta y única fe hago testamento ante mi Señor: Creo que hay un Dios, el Padre, único ingénito e invisible, y creo en Su unigénito Hijo, nuestro Señor y Dios, Creador y Hacedor de la creación entera, no teniendo nada parecido a él - por consiguiente, hay un Dios de todo, quien es también Dios de nuestro Dios - y en un Espíritu Santo, un poder iluminador y santificador (como Cristo dice, como advertencia a Sus Apóstoles: "Ved, envío la promesa de Mi Padre sobre vosotros; Pero morad en la ciudad de Jerusalén hasta que seaís vestidos con poder desde lo alto". Y otra vez; "y reciviréis poder viniendo sobre vosotros por el Espíritu Santo") - ningún (Rey, sino) subordinado y obediente en todas las cosas a (Su) Dios y Padre... a través de Cristo... en el Espíritu Santo.- C.A.A. Scott, Ulfilas, 109

 

Desafortunadamente los errores se introdujeron en la fe aun aquí y Ulfilas aparentemente editó la Biblia y quitó el libro de Reyes porque le pareció demasiado belicoso (ver B. Lehane, Early Celtic Christianity (Primera Cristiandad Céltica), Constable Londres, 1994, p. 176).

 

Este credo se basa en la teología expresada en Salmo 45:6-7 y Hebreos 1:8-9. Era sustentado por los antiguos apologistas, como Ireneo en Lyons en el siglo segundo. Esta teología fue sustentada por los godos, vándalos, alanos, suevos, herulos, britanos, lombardos, germanos, y todas las tribus del norte siendo iniciada a partir de las enseñanzas de teólogos y discípulos de los apóstoles que precedían por siglos al Concilio de Nicaea en 325 EC, donde muchos de estos obispos estuvieron presentes. La herejía del Binitarianismo comenzó desde este Concilio. En el 381, la Trinidad fue declarada en Constantinopla por la teología de los Capadocios, Basilio, Gregorio de Nissa y Gregorio de Nacianzo. La destrucción de la fe por los griegos y los romanos había comenzado a hacer efecto. Los trinitarios incorrectamente y deshonestamente etiquetan el credo como arrianismo para dar la impresión de que su doctrina es más antigua y que esta doctrina se originó con Arrio en el cuarto siglo. Luego los trinitarios alternativamente designaron la doctrina unitaria subordinacionista según Arrio (arrianismo) y por Eusebio de Nicomedia (Eusebianismo) y otros obispos mucho mayores que Arrio (quien ni siquiera estuvo presente en Nicaea, siendo solo convocado allí para  aconsejar sobre lógica), de sostener que el Espíritu era una creación del hijo cuando de hecho esa es la doctrina del Filioque promovida a partir del Concilio de Toledo por los Católicos mismos en el siglo sexto. Incluso los griegos denegaron esta doctrina. Las personas que designan esta doctrina como arriana son o bien deliberadamente deshonestas o no entienden lo suficiente como para saber lo que dicen.

 

Nuestra gente en la iglesia han sustentado este credo antiguo por dos mil años y muchos han muerto por esa creencia y esa verdad (ver el artículo El Rol Histórico del Cuarto Mandamiento en las Iglesias Sabatistas de Dios [170]).

 

Hemos sido atacados y comprometidos por ella pero nunca tanto como en el siglo veinte. Iglesia tras iglesia, en cada instancia, a requerimiento de su ministerio, ha comprometido la fe, sin que existiese persecución real y aparentemente por la aceptación social.

 

Para la iglesia, el Cristo preexistente no es el único Dios verdadero. Dr. Samuel Kohn dice:

 

La doctrina original del Sabbatarianismo proviene de la declaración de fe del judaísmo y / o unitarismo en el  Dios único: El primer y más elevado principio de fe verdadera es que usted adhiera a un único Dios (Die Sabbatharier in Siebenburgen (Los Sabatistas en Siebenburgen), Cap.10, p. 77).

 

Ahora esta obra ha sido traducida al inglés (vea el artículo The Sabbatarians of Transylvania (No. B3), CCG Publicado 1998, y es lectura recomendada para mostrar la historia de la posición de la iglesia. La negación de la doctrina de la preexistencia de Jesucristo no parece haber sido jamás una doctrina de las principales iglesias observantes del Sábado a lo largo de los siglos.

 

La base filosófica y lógica de la Preexistencia de Cristo

 

La negación de la preexistencia de Cristo, por extraño que parezca, es de hecho otro aspecto de las doctrinas paganas del culto del dios Attis, en su forma Binitaria, dónde el hijo es simplemente un aspecto del dios en aposición al aspecto como Padre. Es simplemente una modificación de las doctrinas, que condujeron al Trinitarianismo en primer lugar, aunque aparenta estar en oposición a ello mucho más claramente.

 

La posición bíblica es que Cristo, como uno del ejército de los elohim, se vació a sí mismo y retornó a Dios, quien luego le colocó en un vientre en forma humana.

 

Satanás y todo el Ejército pudieron haber hecho esto, pero Satanás prefirió tratar de asir igualdad con Dios en lugar de ser obediente. Se volvió necesario para Cristo demostrar la lógica del plan de Dios en forma directa.

 

Los demonios afirmaron la Trinidad desde el principio, en el culto del Dios Trino. Negaron que Cristo fuese más que otro aspecto de Dios, porque era imprescindible cubrir su propio error. El engaño está centrado alrededor de nuestro propio destino. Debemos convertirnos en elohim, como el ángel de Yahovah a nuestra cabeza (Zacarías 12:8). Para demostrar este hecho, Cristo, como Ángel de Yahovah, voluntariamente regresó a Dios y asumió forma humana bajo Su dirección. Este acto fue también para demostrar la forma en que nosotros regresaremos a Dios, y recibiremos forma nueva en la resurrección, no obstante, permaneciendo, en efecto, como la misma entidad. Este aspecto, por sí mismo, demuestra el poder de Dios

 

De la misma forma, los demonios serán remitidos a la fosa y morirán, y retornarán a Dios y serán resucitados como seres humanos en la segunda resurrección, donde serán re-educados. La negación de la posibilidad de que el ejército angélico pueda ser remitido a la fosa y morir como cualquier humano (ref. Isaías, cap. 14 y Ezequiel, cap. 28) es una limitación a la Omnipotencia de Dios. Es una mentira demoníaca. La Trinidad es una mentira diseñada para antagonizar la capacidad de los elegidos para convertirse en elohim o dioses, como lo hizo Cristo. La negativa de la preexistencia de Cristo se diseñó para cubrir la misma mentira desde otro punto de vista, como un alegato alternativo ante el tribunal del razonamiento humano. Conduce al Budismo y a la Teología moderna del Proceso, donde todos nosotros, como aspectos nocionales en la mente de Dios, somos inmortales como Dios, que está en todo.

 

El mecanismo por el cual Cristo renunció a su forma divina y se convirtió en hombre, es el mismo mecanismo bajo el poder de Dios, por el que seremos resucitados y nos convertiremos en elohim o theoi, en otras palabras, dioses subordinados, como hijos del único Dios verdadero, Eloah.

 

Negar la preexistencia de Cristo es intentar negar la aptitud del ejército para ser remitidos a la fosa, y ser resucitados. Busca colocar a Cristo en un nivel aparte y efectivamente negar la posición de los humanos a convertirse en coherederos con Cristo, y que Dios sea todo en todos.

 

La argumentación de que Cristo debía ser Dios para expiar los pecados de los hombres es puro disparate filosófico, basado en una limitación lingüística en el griego clásico antiguo, el cual no tenía un término para ágape, como el amor de Dios, y tomó prestada una palabra hebrea (ver el artículo El Propósito de la Creación y del Sacrificio de Cristo [160]).

 

Cristo tuvo que demostrar, mediante su sacrificio desinteresado, que él era digno de convertirse en el Sumo Sacerdote del Ejército. Cristo tuvo que ser uno del Ejército para hacer esto. Los hombres mueren desinteresadamente el uno por el otro todo el tiempo. Si Cristo no hubiese sido miembro preexistente del Ejército, entonces, ese rol habría tenido que haberse hecho por otro del ejército, como Gabriel. Esta es una de las premisas sobre la cual Satanás fue juzgado, en el transcurso de la tentación en el desierto, después del bautismo de Cristo.

 

Cristo se convirtió en un hombre en proceso y secuencia similar a los que nosotros nos convertiremos en dioses. Él bajó, murió, fue resucitado y subió nuevamente, en obediencia total por medio del poder del Espíritu Santo y la Omnipotencia y Omnisciencia de Dios Todopoderoso, Eloah, nuestro Padre, y único Dios verdadero.

q


 

 

Emprty Trailer